sábado, 20 de agosto de 2016

Viajes con niños: 6 PUNTOS BÁSICOS



Atrás han quedado esos días en que decidías hacer una escapada espontánea y 5 minutos después estabas en el coche con maletas listas y no te importaba si el viaje duraba 1 o 10 horas... 

Aunque hay niños que en 10 horas ni te inmutas de su presencia, lo normal para una gran mayoría de papás es que tengamos que tirar de varios trucos para lograr disfrutar el viaje desde el momento en que sales de tu casa... Cabe señalar que a veces lo que funciona con un niño, con otro no,  y lo que un día sirve al siguiente no. Por lo tanto, evidentemente esto no es un recetario, tan solo te comparto lo que a nosotros a veces nos ha funcionado:

1. PLANEA SALIR EN EL HORARIO "MÁS ADECUADO", EL QUE FACILITE LAS COSAS A USTEDES Y LES RESULTE MENOS PESADO A LOS PEQUEÑINES. Así algunos prefieren viajar de noche para que los niños vayan fundidos, otros de día pero que coincida con la siesta o la hora de menos tráfico y eso sí, en general todos coinciden en que lo ideal es que sea un día sin huelgas o cierres de carreteras típicos en estos días...

2. Lleva varios  "RECURSOS DE DISTRACCIÓN Y ENTRETENIMIENTO", pero al inicio del viaje ¡NO tires de ellos! Aprovecha que están recién trepados al coche y cero "hartos" para dejar pasar el tiempo sin utilizarlos. Permite que ellos se entretengan solos con lo que se les ocurra, desde ver por la ventana, preguntar mil por qués o sacarse un moco.. No te desgastes al inicio haciendo circo maroma y teatro. 

3. Más adelante, SEGÚN LA HORA Y SUS NECESIDADES EMPEZARÁS A NECESITAR ECHAR MANO DE LO QUE HAYAS TRAÍDO EN TU  KIT DE SUPERVIVENCIA:

  • MÚSICA QUE LES GUSTE A LOS NIÑOS, QUE SE SEPAN Y QUE CANTEN..
  • SNACKS: al escoger lo que llevas conviene que pienses en cosas fáciles de meterse a la boca y que no manchen todo si se caen (cuestión altamente probable)... ¡Vaya que los Cheetos no son la mejor opción! Asimismo, aunque la comida chatarra siempre es lo más tentador para llevar porque justo ya viene cortadito y en bolsitas individuales hay muchas cosas saludables y fáciles de llevar divididas en tuppers pequeños o en bolsitas de sandwich: rollitos de jamón, salchichas, quesitos en cubito o el Baby bell, edamames pelados, arándanos, pepinos, zanahorias y similares, cacahuates u otros frutos secos, aceitunas sin hueso, barritas, cereales... Obvio también están las lechitas individuales, palomitas o las típicas papitas fritas que a que no puedes comer solo una y "los clásicos" galletas y dulces...
  • PELÍCULAS: si tu coche no tiene dvd haz un inventillo y cuelga una tablet de algún lado.
  • JUEGOS: obvio pueden ser los modernos electrónicos, pero también funcionan los clásicos (veo veo, caricaturas, adivinar canciones tarareando la música, canciones con mímica, escuchar música de películas que conozcan y contar de qué parte es, etc...)
  • CUENTOS: físicos para leer o ver; o de plano, cuentos inventados para sacar a relucir tu creatividad o historias de personajes famosos.  
  • PARA COLOREAR: como yo soy una histérica y me pondría como de psiquiátrico si me pintan el coche, prefiero llevar de esos pizarrones que pintan con magnético o los que pintan con agua de Aqcua Doodle. Ahora bien, llegados al destino y para restaurantes sí son de gran ayuda los colores normales y libros para colorear o al menos hojas blancas. 

  • SU MUÑECO O JUGUETE FAVORITO ES MUY BUENA OPCIÓN DE COMPAÑERO DE VIAJE.

4. Ahora bien, para ESCOGER DESTINO Y ACTIVIDADES A REALIZAR, en lo personal prefiero ir a lugares que sean amigables con los niños, adecuados a sus edades y necesidades, y sobretodo, seguros.  De lo contrario, no puedes ni respirar en paz, sentarte o disfrutar. Además, cuando un plan es inadecuado para el niño, el resultado es obvio, el paseo   se convierte en una batalla campal, donde los padres gritan y etiquetan a sus hijos de "berrinchudos", "intolerantes"  e "in-sacables". Cuando en realidad, solo  tendrían que agradecer que sus hijos son muy listos y saben reclamar sus derechos y necesidades aunque sus papás insistan en tratarlos como adultos...

5.  Así pues, en relación al punto anterior, para mantener la paz y aumentar la "disfrutación" vacacional a mí me resulta indispensable, PROCURAR DENTRO DEL DESORDEN VACACIONAL NORMAL, RESPETAR LAS NECESIDADES BÁSICAS DE ALIMENTACIÓN Y SUEÑO, para evitar  dramas y demás escenas que tal solo son resultados obvios de llevar a los niños al cansancio extremo y de pedirles que aguanten y se porten como adultos que no son...

6. SÉ PRÁCTICA PERO NO EXAGERES. Obvio entre más hijos tienes más práctica te vuelves, pero definitivamente hay cosas que es mejor llevar a tener que peregrinar buscándolas en lugares que no conoces. Por ejemplo: medicinas, bloqueador, repelente, entre otras que se te ocurran.  Y según sea el caso, a veces también conviene llevar  pañales y toallitas húmedas suficientes.    

En fin, ya se acabaron las vacaciones y tal vez pensarás que debería haberlo escrito antes, pero bueno... ¡Te lo dejo para los puentes que vienen o para las próximas vacaciones! 

¡Espero te sirva! 

Y si puedes, cuéntanos tú qué haces...




miércoles, 20 de julio de 2016

El verano con hijos pequeños





Cada quien decide qué hacer con sus hijos en el verano, evidentemente es una decisión personal, influida por numerosos factores: país y lugar donde vives, número de días de vacaciones, número de los hijos y edades de los mismos, situación personal, situación laboral de los padres, redes de apoyo con las que se cuenta, paciencia y creatividad… ¡Así que no se puede dar una receta para todos por igual! 

Sin embargo, te presento 5 PUNTOS, no para sobrevivir el verano con tus hijos en casa, sino PARA DISFRUTAR JUNTO CON ELLOS DEL VERANO:


  • 1. BAJA EL LISTÓN, PONLO A UNA ALTURA REALISTA Y SÉ TÚ MISMA.

Ya sé que las “mamás Pinterest” te presentan mil ideas buenísimas, pero a veces tú puedes caer en la tentación de poner en un altar a esas “súper mamás” que hacen tanta monada con sus hijos y sentirte merecedora del premio a la peor mamá del mundo. 

No obstante, sin quitarles mérito, de verdad te digo algo: ¡ubícate!... ¡Sólo estás viendo una foto o un video!… ¡1! ¡Uno! ¡Un instante de tooooooodo su día! Es más, no es por envidia, sino por experiencia que te puedo asegurar que sus 24hrs del día no fluyeron con esa enorme sonrisa, perfección y glamour “Pinterest”. 

En realidad, si quieres saber, más o menos, cómo fue el proceso antes y después de tomar la foto perfecta, te sugiero que intentes realizar la actividad con tus hijos. Al final, retoca lo realizado y toma unas mil fotos y entonces descubrirás que también podrías abrir tu cuenta y tener miles de seguidores… 

En fin, acepta que eres una mamá común y corriente como la mayoría de nosotras: tienes días mejores que otros, tienes tus fortalezas y tus debilidades, habrá días que fluyen maravillosamente y otros que quisieras poder vender las horas que faltan para acabarse porque no puedes más. Así que obvio da lo mejor de ti, pero el punto principal es que seas tú misma y te conozcas, para que sea lo que sea que decidas hacer o que hagan, se ajuste a tus/sus necesidades, a tus/sus capacidades, a tus/sus posibilidades, a tu paciencia y que contribuya a que estén en paz y a que al final de día puedan decir: “valió la pena”.



  • 2. LOS NIÑOS NECESITAN TIEMPO LIBRE, SIN PROGRAMAS ESTRICTOS INAMOVIBLES, SIN TELE O APARATOS ELECTRÓNICOS.

Está bien que quieres que tengan algunas horas con actividades programadas, pero no quieras planearles toda una jornada “laboral” de 10 horas continuas retacadas de actividades para que estén “entretenidos y se diviertan”. Asimismo,  obviamente pueden ver tele o usar aparatos electrónicos, pero definan un horario y tiempo de uso limitado y a mi parecer, entre menos mejor… El resto de las horas, déjalos ser niños, deja que tengan tiempo libre – libre - libre.  

Deja que ellos decidan qué quieren hacer: jugar con palos, piedras, plantas, lego, muñecas, carritos, disfraces, plastilina, acuarela, colores, ver cuentos o leerlos. Necesitan tiempo libre para inventar historias, imaginar, soñar, descubrir y hasta para aburrirse. 

Conviene que tomes en cuenta que si no están acostumbrados a tener tiempo libre y sin tele o aparatos electrónicos, al principio se les hará raro o querrán que les digas qué hacer o que los lleves a algún lado, pero pronto descubrirán todo lo que se puede hacer cuando no hay horarios y prisas. 


  • 3. INCLÚYELOS EN TUS ACTIVIDADES Y LAS DE LA CASA DESDE CHICOS.

A veces en el día a día por practicidad prefieres ayudarlos o tenerles hechas muchas cosas que podrían hacer por sí mismos, porque hay horarios estrictos que cumplir. Sin embargo, ahora en vacaciones relájate y pues hay más tiempo para que se vistan solos, recojan, preparen sus comidas, rieguen las plantas, que te acompañen a realizar pendientes o al super,  mientras ellos se encarguen de cosas concretas. P.e., coger ciertos productos en el super, "pagar" (entregar la tarjeta o dinero) y recibir el cambio, meter las cosas a la casa y ordenarlas, sellar el boleto del estacionamiento, etc.


  • 4. CREEN RECUERDOS JUNTOS.

Esto de las vacaciones no tiene que causar que la familia se vaya a la bancarrota, ni necesitan ir a los cursos de verano más caros y exclusivos. De hecho, independientemente de que vayan o no a cursos de verano, lo más importante es que te preocupes y te ocupes de crear buenos recuerdos CON ellos y hay mil cosas para hacer que no necesariamente son caras y hasta los forman en la austeridad y en valorar lo sencillo:


  • Invitar amigos a la casa a jugar e ir a casas de amigos.
  • Bailar poniendo cualquier música o bailar siguiendo los pasos de canciones famosas en YouTube (escribe Just Dance).
  • Pintar con colores, crayolas, plumones, acuarelas, gises, ladrillos, etc.
  • Pegar con pegamento adornitos, papel, pasta o hojitas en dibujos o cajas.
  • Jugar con plastilina, hasta la pueden hacer casera con agua, aceite, sal, harina y colorante.
  • Organizar paseos, solo ustedes o con primos o amigos: al cine, a patinar, a museos, a parques.
  • Cocinar galletas o pasteles y llevarlos a regalar a alguien.
  • Escoger ropa y juguetes para ir a donar a algún lugar.
  • Poner alberquitas inflables en el jardín para chapotear o el regador y correr entre los chorros. 
  • Sembrar frijolitos o alguna semillita que quieran y cuidarla.
  • Jugar juegos de mesa.
  • Hacer manualidades sencillas que no te estresen.
  • Hacer pulseras y collares.
  • Hacer casitas o refugios con sábanas y toallas.
  • Hacer comidita con lodo y jugar con tierra.
  • Hacer ”excursiones o picnics” por las calles donde vives y parques o pastos cercanos, para que al llegar a un punto seguro y tranquilo puedan sentarse a comer su lunch o merienda.
  • Acuéstense en el suelo/pasto a buscar figuras en las nubes.
  • Si llueve, que brinquen en los charcos y salgan con impermeables, paragüas y botas o sin todo el kit, simplemente a divertirse.
  • Que pinten piedras o palos
  • Dales cajas para que hagan con ellas lo que se les ocurra.
  • …Y bueno si pueden hacer algún viajecito, ¡bienvenido sea!



  • 5. PLANEA CON EL MÍNIMO DE ANTELACIÓN POSIBLE, LEVÁNTATE CON ACTITUD POSITIVA Y ADÁPTATE AL DÍA DÍA.

Todos sabemos que la vida cambia rápido, muy rápido y “Murphy” generalmente trabaja sin descanso para que nos volvamos más pacientes, creativos y adaptables. Así que si la ley de Murphy te sorprende más de una vez en estas vacaciones modificando tus planes originales, enséñales a tus hijos que no pasa nada, cambio de planes y listo, hasta puede salir mejor que lo planeado. 

Asimismo, acostumbra a tus ojos y a tu corazón a ver lo bueno de la vida. No te claves con el cansancio, los “accidentes”, pleitos y demás cosas que estresan a cualquiera, pero que son parte del show...

Si aprendes a ver más allá de las dificultades y retos que se presentan, descubrirás que los buenos momentos son infinitamente mayores y  los recuerdos felices inolvidables son incontables y permanecen atesorados en tu alma y en la de ellos.


¿Y ustedes qué han hecho hasta ahora en las vacaciones?

¿Qué harán los días que quedan?

sábado, 16 de julio de 2016

Cuando a tu hijo le cortan las alas





Confesiones de una madre con insomnio por tener sentimientos de culpa...

¿Qué haces cuando no puedes dormir porque la regaste como mamá?

¿Cómo descansar en paz cuando le fallaste a tu hijo?

Y duele más porque sí podría haber sido de otra manera, porque sí se acercó días antes y desilusionado me contó que "no lo dejaron escoger la profesión que quería porque se repetía"...

¿Y qué hice ese día?... Lo típico...Decirle que ESO ESTABA MAL, QUE PODÍA SER LO QUE QUISIERA, QUE NADIE LE TENÍA QUE DECIR LO QUE TENÍA QUE SER DE GRANDE... Bla, bla, bla...

Obvio pensé ir a preguntar que qué onda, pero entre mil cosas, lo dejé así y me arrepiento...

...Porque hoy tuve que escuchar a mi hijo decir en público y como lorito 
que "quería ser" lo que en su vida ha mencionado....

Obvio me sentí mal de no haberle dado más importancia al asunto, porque parece irrelevante, pero no lo es. Quiero enseñar a mis hijos a DEFENDER SU INDIVIDUALIDAD Y A LUCHAR POR SUS SUEÑOS...

Además me sentí peor porque podría haber hecho algo, hubo tiempo de sobra... ¡Podríamos haber llegado a una solución juntos!!! ¡Si hubiéramos!!!!! ¡Si hubiera!!!!!, pero como el hubiera es de tontos he llegado a la conclusión de que tengo que:

  1. Escuchar a mis hijos con más atención y evitar restar importancia a lo relevante
  2. Impulsarlos a encontrar soluciones para ser coherentes con sus ideales y a luchar por sus sueños, aún cuando tengan al mundo en contra
  3. Actuar, si es necesario,a pesar de los pesares y de los miles de pendientes, ya que a final de cuentas, mis hijos son mis mayores pendientes...
  4. Y a dormirme yaaaaaa, porque todos cometemos errores y porque tampoco es el fin del mundo... Ya me encargaré de tener una charla y a la larga hasta quizás agradeceré que le haya pasado esto a estas alturas de su vida,  para que nunca más le pase...

Y así, entre otras decisiones, cuando en un futuro esté escogiendo carrera y le digan que para qué estudia eso si se va a morir de hambre o que hay demasiada competencia o que es muy cara esa universidad, sepa qué responder o qué hacer para conseguir sus sueños con inteligencia, perseverancia y creatividad para lograr ser el mejor en lo que decida hacer y ser feliz...

Definitivamente de todo se aprende en esta vida....

miércoles, 13 de julio de 2016

Amor y elección de compañero para la vida...Juegos del Hambre



Quisiera poder comprar horas del día para trabajar y escribir, ya que traigo unos mil artículos en mente… 

Les cuento que el otro día vi, por fin, la última de JUEGOS DEL HAMBRE. Sé que hay muchas mamás atrasadas en películas, así que si la tienen en la lista de pendientes, mejor no lean esto ahora.

En lo personal, estas películas me encantaron y tienen mucho para reflexionar, pero quiero centrarme en una escena. Una de las últimas: cuando Peeta llega con Katniss, llevándole “primroses” y pues típico se besan e inician su vida juntos…  Y ¿saben qué?, realmente tengo una duda:

¿Con quién creías que se iba a quedar Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence)? 


O, ¿con quién querías que se quedara?


¿Con Peeta Mellark (Joshua Ryan Hutcherson) o Gale Hawthorne (Lian Hemsworth)? 




Y es más, independientemente de con quién,

¿cómo hubieras imaginado que sería la escena del reencuentro con cualquiera de los dos?

A ver, no sé si soy la única loca, pero al verla se me hizo una escena desaborida, sin chiste, sin acción y sin energía.  Independientemente de con quién se quedara, creo que la mayoría esperábamos una escena más digna de Hollywood, más dramática y más llena de pasión. Por segundos era inevitable pensar que tras tantos rollos, quedarse con Peeta resultaba “lo fácil”, “lo cómodo” y era “porque no le quedaba de otra”. Incluso, se prestaba para pensar que simplemente “se estaba conformando con él”, pero que el otro sería su amor platónico toda su vida, imposible, pero “el de verdad”… Entonces piensas: “si todo hubiera conspirado a su favor” y “si...” y “si…” ¿Y si se hubiera quedado con Gale? ¿Cómo hubiera sido su vida con él?...

Tras darle vueltas en la cabeza a cuestiones tan “elevadas” como la vida amorosa de Katniss Everdeen, me cayó el veinte:

¿Por qué esperamos que el amor sea mega pasional… como en las películas?


¿Por qué elegir como compañero/a para la vida 
al que te busca, al que lucha por ti, 
al que te elige y apuesta su vida por ti 
lo identificamos con conformarte?

¡Todos hemos tenido amores platónicos y hasta amores que se quedaron “inconclusos”! Y aquí entre nos, tal vez si somos honestos, alguna vez nos hemos preguntado lo mismo: ¿y si hubiera? ¿Si me hubiera casado con el otro? ¿Si hubiera hecho hasta lo imposible por conquistarlo? ¿Si las situaciones acaecidas hubieran sido diferentes?...

¿Pero sabes qué…? Te comparto mi conclusión: 

  • Las cosas fueron como fueron y por una u por otra razón, no se dio o no hicieron que se diera, ni uno, ni el otro.  Mientras que por una u otra razón, algo hicieron para que sí se diera con quien decidiste casarte.
  • Mejor recuerda por qué te enamoraste y no le abras la puerta a la infidelidad.  Recuerden su proyecto común inicial y reajústenlo a su realidad actual. Deja de atormentarte por un “si hubiera” que no existe y céntrate en tu presente que sí existe.
  • Recuerda que los amores “chickflicks” de Hollywood nos hacen soñar y a veces tener expectativas irreales de la vida y del amor. El amor presentado en las producciones de Hollywood, en general no reflejan el amor verdadero, sino un concepto falaz y reduccionista. Prometen felicidad sin compromiso e intentan compaginar el egoísmo y la soberbia con el amor, cuestión imposible en la vida real. Te venden que el destino y la suerte conspiran para lograr que seas feliz al estilo Disney, por siempre y para siempre, sin contarte que el principal ingrediente para que el amor funcione eres tú. Tú y las acciones que realizas libremente. Tú y la inteligencia y la voluntad que pones al amar, esto es en querer querer cada día, cada minuto y cada segundo…

Por tanto, la escena que en un primer momento me pareció "x" y aburrida, ahora creo que es bastante apegada a la realidad del amor, del amor verdadero, que normalmente no tiene efectos especiales, no hay ensayos ni repeticiones y no tiene porque ser súper rebuscado o complejo.

Tal vez muchos hemos tenido la oportunidad de vivir algunos momentos Hollywood y de magia Disney  en nuestro noviazgo y matrimonio. Sin embargo, sin excepción, todos hemos experimentado que el matrimonio es como una montaña rusa, donde a veces vas  arriba, a veces de bajada, otras de plano abajo y otras de subida... Lo increíble es que si por ambas partes, hay admiración, respeto, compromiso, proyecto común y no se bajan a la mitad del camino, luego pasa el tiempo y voltean… Y... ¡Ha valido la pena la zarandeada!… Aunque haya tenido escenas cero esperadas y "normales"…

miércoles, 22 de junio de 2016

¿Tu felicidad basada en tus sueños?




Varias conversaciones me hicieron reflexionar en mayo y pues aunque ya se me pasó el mes, me siento a compartirlas:


  1. Antes de que fuera el festejo del día de las madres en los coles, alguna mamá muy indignada y hasta enojada, me contaba que en el cole de su hijo no iban a hacer y estaba traumada porque “toda su vida había soñado con ese festival”
  2. Luego, el día de las madres me llamó un hombre al que admiro mucho para felicitarme, se lo agradecí y me preguntó que si estaba emocionadísima por el festival. Le comenté que evidentemente ilusiona ver a tus angelitos cantándote, que te den los detallitos que te hicieron y te llenen de besos y abrazos. Sin embargo, díganme rara, pero la verdad tampoco me traumo si no hubiera habido nada por parte de la escuela… ¡Como sucedió el año pasado en la otra escuela a la que los llevábamos! Total que le conté de la otra mamá que sí estaba traumada, entonces soltó la carcajada y me dijo, sin referirse a nadie en específico: “es que así son algunas mujeres, viven de sueño en sueño y nunca son felices, porque esperan ser felices cuando se casen, cuando tengan un hijo, cuando sea su festival, cuando y cuando”… 
  3. Por último, ya pasado el día, una mamá se quejaba amargamente del festival de su cole porque había sido “muy sencillo”… Evento muy similar al mío, que me había parecido fenomenal: justamente por sencillo, emotivo, breve y conciso (misa, poema y dos canciones). Es cierto que la poesía tenía buen mensaje pero era bastante dramática y teniendo a ese chiquillo que declama tan bien podrían haber puesto una más alegre, pero equis... A mi parecer el evento estuvo muy bien, el centro del mismo fue desde mi punto de vista lo que es esencial: agradecer a Dios la bendición de ser madre y poder disfrutar a nuestros hijos y pedirle ayuda para continuar con esta gran misión… Y luego, ya de pilón se nos regaló el poder verlos y escucharlos cantarnos…




Total que estas conversaciones tan simples y tal vez irrelevantes por algún motivo no pararon de darme vueltas en la cabeza:

En primer lugar, me queda claro que definitivamente cada cabeza es un mundo y cada quien tiene sus intereses, gustos y expectativas, por lo que está en chino que la escuela le dé gusto a todas y cada una de las mamás…

En segundo lugar, sin emitir juicio hacia nadie, no pude evitar pensar que a veces nos quejamos que los hijos son súper “hiper-demandantes”, pero es que creo que no lo hurtan…¡lo heredan! En ocasiones me parece que nosotros, los adultos, hemos sido sus maestros al enseñarles a despreciar lo sencillo, lo simple y lo esencial, centrando el valor de la vida y la felicidad en lo material, en lo caro y lo complejo…

En tercero, en realidad no importa si te mega ilusiona que te organicen en el cole el eventazo del día de las madres o no. Ahora sí que cada quien tiene sus sueños, expectativas e ilusiones, y ¡muy respetables! Lo único a tomar en cuenta es que nuestra felicidad no dependa de la realización exacta de nuestros sueños… La verdad es que si somos realistas, tenemos que reconocer que pocas veces podemos vivir nuestro Plan A. En general, acabamos viviendo el D, E y ¡a veces el Z!

Y en conclusión, ¿con lo qué me quedo?

 Hay que aprender a ser felices y agradecidos con el “presente” que nos regala cada día, segundo a segundo, aunque a veces sea muy lejano a lo imaginado y otras supere tus expectativas…

¡Céntrate en lo esencial y serás más feliz!